RECORDANDO A SAMUEL

Faro de Vigo

Te arrebataron el fuego

El odio llamó a tu puerta y la abriste confiado.

No podías imaginar que una jauría fanática

cerraría tus ojos, apenas abiertos,

a una realidad que muerde y sangra.

Nos asesinaron a todas y a todos ese día

cuando al grito: “maricón de mierda”

te humillaron y te golpearon sin piedad

porque las palabras de los fanáticos

primero te quitan la dignidad y luego te asesinan.

De nada sirvieron tus explicaciones,

de nada sirvieron los gritos de tu compañera,

de nada sirvieron tus ganas de vivir

porque la sentencia estaba dictada sin juicio previo.

¿Acaso la jauría fanática conocía tus sueños?

No les importaban, y por eso los pisotearon

como si pisotearan a un niño

sorprendido en su inocencia vital.

El odio no escucha porque se alimenta

del miedo de sus víctimas,

y cuando la bestia clava sus garras

en el cuerpo desnudo y vulnerable de la presa

manifiesta su sadismo criminal.

Hay quien dice que no fue homofobia

asesinar al grito: “maricón de mierda”.

Quizá para esa gente sea un epitafio de aviso

de vísceras ulcerosas ancladas en el pasado

de un credo que no admite la diversidad.

Tu estrella, amigo Samuel, dejó de brillar

porque te arrebataron el fuego de la vida,

pero  te fuiste como un relámpago

que nos llenó de coraje para decir: ¡basta ya!

Y las calles rebosaron de indignación

porque muchas y muchos nos negamos a callar.

Hoy hemos rescatado tus cenizas del olvido

y tu nombre recorrerá las avenidas de nuestras mentes

porque en este lado del abismo

el arcoíris sigue brillando después de la tormenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: