PONTE EN MI LUGAR

Cómo duele el corazón a cada paso

Como duele el corazón a cada paso.

Como pesa cada paso.

 Como duele mantenerlo.

Como pesa tu ignorancia.

Como duele tu arrogancia.

Adquirí esa ansiedad de mirar a la vida,

cuando ni me conocía.

Un ser doblado por el dolor

se encargo de mis despertares.

Cuando desperté, el mundo

corría, volaba.

Desperté demasiado temprano

y con mucho peso.

Ambición cegó mi camino,

y el alcohol aplasto mi razón.

Gane, y la razón ya no me abandono.

Creí que sí, y fue que no,

la razón, ladina, no se queda, te abandona.

Jugué a ser más que Dios, 

decidí cuando moriría, la perseguí,

la mire a la cara y respire su vapor,

y Dios dijo que no.

Regrese de donde pocos regresan,

de donde se pierde la vida y la libertad.

 acudí al perdón

 para poder seguir mirándome al espejo.

El norte se torció, mi brújula hoy, acaricio mi mirada,

pregunto qué podía hacer, y le conteste

quédate conmigo.

Ahora que no la miro cara a cara

ni la busco, camina a mi lado

robándome un día tras otro.

Hicimos un trato, tú me dejas en paz,

y yo a ti, cuando regreses

nos miraremos de nuevo y aceptaré mi partida.

Curioso acertijo el del filósofo,

por qué nos preocupamos de ella

si no existe cuando estamos vivos.

Y por qué nos preocupamos después

si ya no existimos.

Como duele el corazón a cada paso.

Como pesa cada paso.

Como duele mantenerlo.

Como pesa tu ignorancia.

Como duele tu arrogancia.

Un loco feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: