Suicidio colectivo

Alberto Collantes

Todos aquellos hombres que yo admiro
ya habían fallecido con mi edad
y yo no sé si debo seguir vivo.

***

Igual que hacen los lemmings cuando sienten
que son muchos, y en masa se suicidan
sabiendo que no hay mundo para todos…

El destino del hombre es solo muerte.

La madre Gea reeducó a los hombres
y muchos de los niños decidieron 
suicidarse de forma voluntaria.

Y ese suicidio entristeció a los hombres.

***

Fue el  dominio del hombre exterminado
y ni el campo ni el cielo ni las bestias
quedaron sometidas a su estirpe.
No fue para el planeta suficiente,
y el mar plastificado y las extintas
especies reclamaron su venganza.

***

El ser humano estéril que llevaba su vida
a un suicidio frecuente de muerte inevitable
cada vez que crecía su población, lloró.

Cuando la especie humana, cada vez más exigua,
no era más que la sombra de miles de millones,
la Tierra despoblada fue nuevamente azul.

A merced de las fieras, del frío y de la lluvia,
apenas unos pocos sobreviven llorando
cada vez que sus hijos acaban con su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: